«Busco belleza
porque no lo soy
No soy bella,
porque veo lo oscuro, lo de detrás
lo que no quiero que otros vean
y sonrío, porque no quiero llorar.

Ahora no pasa nada, pero ahora duele
Duele el cuerpo, duele el alma
y mis pies no están.
Intento sujetar con los brazos
porque mis pies no se sujetan
y quiero soltar la cabeza.

Bailo desde siempre, aún cuando no estaba
aún cuando quería venir,
pero no quería que yo viniera delante de todos
Ella no quería que otros decidieran
Ella decidió y me dijo «espera, que nadie se entere»
«ven, pero no digas nada»

Y yo no dije nada
nada podía decir
pero sí podía escuchar,
podía escuchar, lo que se oye y lo que no,
más allá de las palabras.

Bailaba aún sin caminar
bailaba aún cuando perdí el caminar
y me sujetaba, con las manos y la cabeza.
Mi cabeza, sí. Mi cuerpo, no.
Yo, desde adentro, soy
pero afuera no puedo estar,
no tengo cuerpo,
«qué nadie te vea…te robarán algo»

Ese espacio no ocupado, que es el mío,
pero no puedo.
Porque me callo para no oir,
aunque me muevo para no callar.

Ella no podía dejarme salir,
«espera», me dijo
y me alargué, alargando el tiempo.
Esperé…y llegué bailando, sin dolor
escuché el dolor y ahora duele
y no siento los pies
y me asusta caminar.

Quiero soltar la cabeza
quiero depositar mi corazón
sentir los apoyos
la alfombra de mi piel
y mi cuerpo a través de mis pies.

Una ondulación y la cabeza se abre a la luz,
pero…no digas nada.
Una mano buscando otra,
pero…no te caigas.
Mis ojos miran arriiba y mi barbilla aúlla
pero….te caerás, mira abajo ya, no hagas ruido!!

Pues sostén mi cabeza!!
Déjame alzar mi voz
que soy yo, que es mi cuerpo.
Sujétame la cabeza
y, si caigo, será agradable
porque es mi madre que me abraza.

————————————–

No bailo para ti
bailo porque es mi cuerpo que no calla.
No me desees y, si quieres, puedes amar lo que bailo,
porque no soy bella,
pero mi baile sí
porque es mi cuerpo que habla.

Soy más que tu deseo.

No voy a llorar cuando no ves lo de detrás,
porque lo bello es lo que existe,
lo que se apoya,
lo que es y lo que se cae,
lo que se agrieta y lo que no se calla.

Aún soy bella
aún bailo para ser
ahora me dejo caer
ahora recibo el abrazo».